sábado, 7 de agosto de 2010

RESUMEN FINAL

Se comparó los viajes de a la Luna con los viajes de Colón y otros navegantes... Quizás ellos no tenías tantas posibilidades de no regresar o de morir en el intento ante la más mínima de las fallas: quedaban a flote o podían llegar a alguna costa... o no. Todavía hoy hay quien niega que se haya hecho (escépticos los va a haber siempre, ya sea por envidia, política o la razón que sea). Todavía hay quien pregunta porqué, habiendo tanta hambre, guerras y miseria en este mundo tuvimos que aventurarnos en viajes de este tipo: no voy a enumerar los avances que se obtuvieron en todos los campos de la ciencia (llevados a la vida diaria) ni el hecho de que cada dólar que se invirtió en la carrera espacial redituó ocho para alguna de las casi 2000 empresas que trabajan en el tema, empleando mano de obra altamente calificada en todos los campos de la ciencia. Simplemente voy a pasar a resumir algunos de los descubrimientros científicos hechos sobre nuestra compañera.

Diez descubrimientos científicos hechos durante la exploración de la Luna por las misiones Apollo

1. La Luna no es un objeto primordial; es un planeta en órbita terrestre con un interior similar al de la tierra:
Conjunto Tierra-Luna por Galileo desde 6,24 millones de km
Antes de Apollo, las especulaciones sobre la estructura de la Luna eran ilimitadas. Ahora sabemos que la Luna está hecha de material rocoso previamente derretido, erupcionado a través de volcanes, e impactado por meteoritos. Posee una costra gruesa (60 km), una litósfera bastante uniforme (60-1000 km), y una astenósfera parcialmente líquida (1000-1740 km), con un pequeño núcleo de hierro (posible pero no confirmado) en su centro. Algunas rocas dan pistas de antiguos campos magnéticos si bien no existe un campo planetario actualmente.

2. La Luna es antigua y aun conserva una historia temprana (los primeros miles de millones de años) que debe ser similar a todos los planetas de tipo terrestre:
Muestra de cráteres desde Apollo 10
El amplio registro de cráteres de meteoritos de la Luna, cuando son calibrados usando edades absolutas de muestras de roca, proporciona una clave para desentrañar las escalas de tiempo para la evolución geológica de Mercurio, Venus y Marte, basándose en sus propios registros de cráteres. La interpretación fotogeológica de otros planetas se basa en gran medida en las lecciones aprendidas de la Luna. Antes que Apollo, sin embargo, no se comprendía bien el origen de los cráteres lunares de impacto y se debatía el origen de los cráteres similares en la tierra.

3. Las rocas más jóvenes de la Luna son casi tan antiguas como las rocas más antiguas de la Tierra. Los primeros y eventos afectaron ambos cuerpos planetarios pueden ser encontrados actualmente sólo en la Luna:

Las edades de las rocas lunares oscilan desde unos 3.200 millones de años en los maria (cuencas: oscuras y bajas) a cerca de 4.600 millones de años en los terrae (tierras altas: claras y arrugadas). Las fuerzas geológicas activas, incluyendo la tectónica de placas y la erosión, cambian continuamente las superficies más antiguas de la Tierra mientras que en la Luna se mantienen con poco cambio las antiguas superficies.

4. La Luna y la Tierra están genéticamente relacionadas y formadas a partir de diferentes proporciones de una misma reserva de materiales:
Las composiciones isotópicas de oxígeno similares de las rocas de la Luna y la Tierra demuestran claramente una ascendencia común. Con relación a la Tierra, sin embargo, la Luna quedó muy empobrecida en hierro y en los elementos volátiles necesarios para formar los gases atmosféricos y el agua.

5. La Luna es inerte. No contiene organismos vivos, fósiles ni compuestos orgánicos nativos:

Extensas pruebas no revelaron ninguna evidencia de vida (pasada o presente) entre las muestras lunares. Incluso los compuestos orgánicos no biológicos están asombrosamente ausentes. Las trazas puedes atribuirse contaminación por meteoritos.

6. Todas las rocas lunares se originaron a través de procesos de alta temperatura con poca o ninguna participación del agua. Se dividen básicamente en tres tipos: basaltos, anortositas y brechas:









Izq: Troctolita, Apollo 17. Der: Brecha, Apollo 16
Los basaltos son rocas de lava oscuras que llenan los mares lunares: se parecen a las lavas que componen la corteza oceánica terrestre, aunque son mucho más antiguos. Las anotositas son rocas livianas que forman las tierras altas y se parecen a las rocas más antiguas de la tierra, aunque también más antiguas. Las brechas son rocas compuestas formadas por otros tipos de roca a través de aplastado, mezcla y sinterizado durante impactos de meteoritos. La Luna no tiene areniscas, esquistos o calizas (rocas sedimentarias) como aquellas que atestiguan los procesos producidos por el agua en la tierra.

7. A principios de su historia, la Luna fue fundida hasta grandes profundidades hasta formar un “océano de magma”. Las tierras altas lunares contienen restos de rocas antiguas de baja densidad que flotaban sobre la superficie del océano de magma:

Las tierras altas lunares se formaron hace unos 4.400 a 4.600 millones de años por flotación de una corteza temprana rica en feldespato en un océano de magma que cubría la Luna hasta una profundidad de varias decenas de kilómetros o más. Los innumerables impactos de meteoritos a través de las eras geológicas redujeron gran parte de la antigua corteza a líneas de cordilleras entre cuencas.

8. El océano de magma lunar fue seguido por una serie de impactos de enormes asteroides que crearon las cuencas, más tarde llenadas por flujos de lava:
Cráter Rupes-Cauchy en el este del Mare Tranquilitatis, Apollo 8
Las cuencas grandes y oscuras como el Mare Imbium son cráteres de impacto gigantescos, formados a principios de la historia lunar, que fueron llenados por flujos de lava hace unos 3.200 a 3.900 millones de años. El volcanismo lunar se produjo principalmente como inundaciones de lava que se extendieron horizontalmente. Surtidores de fuego volcánico produjeron depósitos de cuentas de vidrio de color verde esmeralda y naranja.

9. La Luna es, en forma grosera, ligeramente asimétrica, posiblemente como consecuencia de su evolución bajo la influencia gravitacional de la Tierra. Su corteza es más gruesa en el lado más lejano, mientras que la mayoría de las cuencas volcánicas (concentraciones inusuales de masa) se producen en la cara visible:

La masa lunar no está distribuida uniformemente en su interior. Grandes concentraciones de masas ("Mascons") se encuentran debajo de la superficie de muchas en las grandes cuencas lunares y probablemente representen gruesas acumulaciones de lava densa. El centro de masa de la Luna está varios desplazado varios kilómetros hacia la Tierra respecto de su centro geométrico.

10. La superficie de la Luna está cubierta por una pila de escombros de fragmentos de roca y polvo, llamado regolito lunar, que contiene una historia única de radiación solar que es de importancia para comprender los cambios de clima en la Tierra:

Descubrimiento de tierra color naranja, Apollo 17

El regolito se produjo por innumerables impactos de meteoritos a través de eras geológicas. Las rocas superficiales y los granos minerales están enriquecidos de elementos químicos e isótopos producidos por la radiación solar. Así, la Luna ha grabado 4.000 millones de años de la historia del Sol, completa a un grado tal que es poco probable encontrar en otro lado.


Continúa la búsqueda lunar
Hoy en día son más de 60 laboratorios de investigación en todo el mundo que continúan estudiando las muestras lunares. Muchas nuevas tecnologías analíticas, que no existían en 1969-1972 cuando las misiones Apollo trajeron las muestras lunares, están siendo aplicadas por la tercera y cuarta generación de científicos. Los secretos más profundos de la Luna aún quedan por ser revelados.

FIN

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto mucho su informe y muy claro. muchas gracias
Martin Brescia

MATEO MENDOZA dijo...

Simplemente increíble. Jamas había encontrado tanta información sobre la Luna. Gracias. Sigue asi