jueves, 4 de septiembre de 2008

APOLLO 12


Charles Conrad, Jr.
(Comandante)
2 JUN 30 / 8 JUL 99
U.S.N.
Gemini 5, Gemini 11, Skylab 2

Richard Francis Gordon, Jr.
(Piloto del Módulo de Comando: Yankee Clipper)
5 OCT 29 / 6 NOV 17
U.S.N.
Gemini 11

Alan LaVern Bean
(Piloto del Módulo Lunar: Intrepid)
15 MAR 32
U.S.N.
Skylab 3

Tripulación de respaldo:
David R. Scott
Alfred M. Worden
James B. Irwin

Lanzamiento: 14 NOV 69

Duración: 10 días 4 horas 36 min 24 seg

En órbita lunar: 3 días 16 horas 58 min 11,52 seg (45 órbitas)

Alunizaje: 19 NOV 69, Océano de las Tormentas

Estadía Lunar: 31 horas 31 min 11,6 seg

Caminatas Lunares: EVA 1: 3 horas 56 min 3 seg
EVA 2: 3 horas 49 min 15 seg

Amarizaje: 24 NOV 69 (550 km ESE de Samoa)

Misión:

La misión despegó en horario, durante una fuerte tormenta. Luego de 36,5 seg de vuelo, el Saturno V fue impactado por un rayo, seguido a los 52 seg por otro, lo que dejó momentáneamente fuera de línea todos los instrumentos de la nave, con la misión al borde de ser abortada. John Aaron (el EECOM) reaccionó en forma inmediata relacionando los errores en la telemetría con una falla en el Equipo de Acondicionamiento Señales (que actuaba como interfase entre los sensores y los monitores de la nave y la telemetría de tierra), como algo lógico después de un accidente como el que acababa de suceder. Con esto en su mente sugirió sacarlo de línea, forzando al equipo de respaldo a que tomara el relevo. Fue Bean el primero en reaccionar, recordando que ese comando estaba en su panel (había pasado en una simulación hacía un año). El rápido pensamiento de Aaron y la memoria de Bean salvaron la misión.

Una vez en camino hacia la Luna, el resto del combustible de la 3ª etapa debería alcanzar para que ésta quedara en órbita solar, pero una falla en a preignición hizo que el impulso no fuera suficiente, por lo que quedó en una órbita terrestre semiestable después de pasar cerca de la Luna el 18 de noviembre. Finalmente entró en órbita solar en 1971, regresando brevemente a una órbita terrestre 31 años después.
El primer comentario de Conrad al descender del Intrepid fue: “Whoopee, puede haber sido un pequeño paso para Neil, pero es uno muy largo para mí”, haciendo alusión a su baja estatura (1,69 m una de las mas bajas de todos los astronautas). En realidad la frase no fue casual, sino que fue para ganarle una apuesta (que nunca pudo cobrar) a la periodista italiana Oriana Fallaci quien sostenía que la NASA les imponía lo que debían decir a los astronautas.

El alunizaje fue a corta distancia (unos 200 m) del Surveyor 3 (que había alunizado en abril de 1967), probando que se podía alunizar con precisión. Se recuperaron varias piezas de dicha nave (incluída una cámara) para comprobar como quedaban afectados los materiales por una estadía de varios años en el espacio.

Fueron los primeros en instalar un generador nuclear en la superficie lunar como fuente de energía.

Las trasmisiones de TV se interrumpieron al quemarse la cámara por ser enfocada accidentalmente hacia el sol. Misiones posteriores tendrían filtros mas poderosos para evitar estos inconvenientes.

Bean llevó (de contrabando) un temporizador para la cámara fotográfica con el fin de sacar una foto en la que aperecieran ambos astronautas junto al Surveyor 3, pero no pudo usarlo al no poder encontrarlo donde lo había escondido.

La tripulación de respaldo insertó en la lista de chequeo de actividades (que iba adosada a la manga de los trajes espaciales de Contad y Bean) algunas fotorreducciones de páginas centrales de la revista Playboy, para sorprenderlos durante la primer EVA. Estas listas también contenían dos páginas de terminología geológica compleja para ser usada y confundir a la tripulación de tierra.
Bean dejó en la Luna una bandera de su escuela secundaria y una pequeña muestra de tela con los colores del Clan McBean (de escocia, del cual era descendiente). Además dejó (por error) varios rollos de material fotográfico. Recogieron un total de 34,35 kg de material lunar.

A bordo del Yankee Clipper, Gordon se dedicó a realizar una gran serie de fotos multiespectrales de la superficie de la Luna, tarea que fue completada por los tres astronautas luego de que el Intrepid regresara a órbita, para lo cual permanecerían en órbita un día extra antes de iniciar el viaje de regreso.

Cuando Conrad y Bean dejaron la Luna, se llevaron con ellos una gran cantidad de polvo, el cual al entrar en órbita, quedó flotando en el aire, al igual que adherido a los trajes. Cuando Gordon los vio a través del túnel que conectaba ambas naves, reusó dejarlos pasar a ensuciar su “hermosamente limpia nave espacial” (temiendo que el polvo causara alguna falla eléctrica, o simplemente para burlarse de sus amigos, a quienes estaba tan feliz de volver a ver), por lo que hizo que ambos se desvistieran para minimizar la contaminación. A pesar de sus esfuerzos el polvo se pegaba a todo y se mantenía en suspensión, sin que el sistema de filtros lo pudiera eliminar como se habría esperado. Con poco tiempo para desenganchar al Intrepid, Conrad y Bean tuvieron que ajustarse a sus asientos ... desnudos.

Como última parte de su misión, el Intrepid fue lanzado (usando el combustible restante) en curso de colisión con la Luna, chocando a 76 km del sitio de alunizaje a una velocidad de 1,67 km/s. Los sismógrafos registraron vibraciones que persistieron durante casi una hora. Era algo que nunca había sido visto en la Tierra. Un científico lo comparó a golpear una campana y oir sus reverberaciones durante 30 minutos.

El regreso no tuvo inconvenientes, aunque durante el descenso el Yankee Clipper aparentemente golpeó una ola en ascenso, provocando que se saliera de lugar una cámara de 16 mm que golpeó a Bean en la frente, ocasionándole una breve pérdida de conocimiento y una herida que necesitó 6 puntadas. Fueron rescatados por el U.S.S. Hornet.

A pesar del incidente de la cámara de TV (lo que provocó automáticamente una disminución en la audiencia), la misión fue de un éxito total. El haber alunizado con tal precisión significaba que las misiones posteriores podían ir a los lugares predeterminados por los científicos. Además Conrad y Bean regresaron de ambas EVAs con oxígeno de sobra y sin estar particularmente cansados, demostrando que un astronauta bien entrenado podía rendir mucho mas, simplemente dependiendo de cuánto oxígeno, agua y comida pudieran llevar a bordo.

El Yankee Clipper está en el Virginia Air and Space Center, Hampton, Virginia.

CONTINUARÁ . . .