domingo, 7 de diciembre de 2008

APOLLO 15


David Randolph Scott
(Comandante)
6 JUN 32
U.S.A.F.
Gemini 8, Apollo 9

Alfred Merrill Worden
(Piloto Módulo de Comando: Endeavour)
7 FEB 32
U.S.A.F.

James Benson Irwin
(Piloto Módulo Lunar: Falcon)
17 MAR 30 / 8 AGO 91
U.S.A.F.

Tripulación de respaldo:

Richard F. Gordon
Vance D. Brand
Harrison H. Schmitt

Lanzamiento: 26 JUL 71

Duración: 12 días 17 horas 12 min

En órbita lunar: 6 días 01 hora 12 min 41 seg (74 órbitas)

Alunizaje: 30 JUL 71, Arroyo Hadley-Apeninos Lunares

Estadía Lunar: 2 días 18 horas 54 min 53 seg

Caminatas Lunares:

Standup EVA: 33 min 07 seg
EVA1: 6 horas 32 min 42 seg
EVA2: 7 horas 12 min 14 seg
EVA3: 4 horas 49 min 50 seg
EVA recuperación SIM: 39 min 07 seg

Amarizaje: 7 AGO 71 (700 km NNO de Hawai)

Misión:
Durante su traslado hacia el sitio de lanzamiento entre fines de junio y principios de julio de 1971, el Saturno V y la torre de apoyo fueron alcanzados por rayos en por lo menos 4 oportunidades, aunque sin daños mayores.

Fue la primera de las “misiones J”: estadías lunares más prolongadas y un mayor foco en el enfoque científico. Con casi 3 días en la Luna y 18 ½ horas de actividad extravehicular, cumplieron con creces lo esperado. Si bien los tripulantes de los vuelos anteriores habían recibido entrenamiento en geología, ninguno fue tan intenso como para la Apollo 15. Scott e Irwin (junto con la tripulación de respaldo) estaban bajo el cuidado de Lee Silver (sugerido por Harrison Schmitt), un geólogo del Caltech interesado en el período Precámbrico que había hecho importantes refinamientos a los métodos de datado de rocas usando el decaimiento del uranio a finales de los ’50. Se hizo incapié en el trabajo de campo, con mochilas que simulaban el traje espacial, cámaras y comunicación con un CapCom inprovisado en una tienda de campaña. Este entrenamiento fue definitivamente crucial al momento de lograr uno de los mayores descubrimientos hechos en la Luna: la “Roca Génesis” (un compuesto de anortosita que forma parte de la corteza original de la Luna, del tiempo en que nació) recogida por Irwin durante la EVA2. Por otro lado, Worden recibía otro tipo de entrenamiento por parte del egipcio Farouk El-Baz, sobrevolando distintas áreas para simular su trabajo desde el Módulo de Comando mientras estuviera en órbita lunar, y así realizar un relevamiento fotográfico de gran calidad.

Fue la primer misión en alunizar fuera de uno de los “Mares” lunares, buscando una zona más agreste. Antes de salir del Falcon, abrieron la escotilla superior (la que se usaba para conectar al Módulo Lunar con el Módulo de Servicio) para realizar un relevo visual y fotográfico de todos los alrededores del sitio de alunizaje desde una altura conveniente.

Se duplicó la carga útil depositada en la Luna (1.800 kg mayor que los vuelos anteriores debido a tanques de combustible y oxidantes mas grandes en ambas etapas de descenso y ascenso, mas baterías y celdas solares para tener mayor potencia eléctrica y el Rover) lo que obligó a cambiar el ángulo de despegue y la órbita inicial. Además los trajes fueron mejorados para darles mayor movilidad (podían doblarse en dos por completo y así sentarse en el Rover) y tiempo de permanencia a los astronautas (mochilas renovadas con mayor contenido).

En esta misión se usó por primera vez un vehículo eléctrico autopropulsado, el “Lunar Roving Vehicle” o “Rover”. Construido por la Boeing, debía ser estibado en un espacio de 1,5 por 0,5 metros, liviano (209 kg) y capaz de llevar a 2 astronautas y todo su equipo (700 kg). Cada rueda tenía propulsión independiente (motor eléctrico de 200 W) y proporcionaba una velocidad de entre 10 y 12 km/h. Les permitiría viajar distancias considerables ahorrando tiempo y esfuerzo. De hecho recorrieron unos 28 km, recogiendo un total de 77 kg de material lunar. Scott encontró muchas dificultades en las perforaciones para los experimentos de flujo de calor, debido al diseño inadecuado de las brocas de los taladros. Esto provocó la cancelación de una excursión al Complejo Norte. Además le provocó lastimaduras en los dedos que tardaron un par de semanas en curarse.

Toda la misión fue televisada usando varias cámaras, una de ellas fija en el Rover y operada a control remoto desde Control de Misión en Houston.

Antes de subir al Módulo Lunar por última vez, Scott dejó caer una pluma de halcón (por el Falcon: mascota de la academia de la U.S.A.F.) y su martillo de geología para probar la teoría de Galileo Galilei de que en el vacío los objetos de distinta masa caen con la misma velocidad. Además dejaron una plaqueta con la leyenda “Primeras ruedas humanas en la luna, dejadas por el Falcon”, con la fecha y las tres firmas.


Scott e Irwin llevaban 23 horas sin dormir (última caminanta, ascenso desde la superficie lunar, encuentro con el Endeavour, problemas en la maniobra de desecho del Falcon), cuando el sistema de monitoreo de signos biológicos le informó a los Cirujanos de Vuelo que había algunas irregularidades con sus ritmos cardíacos, siendo peor el de Irwin (una arritmia conocida como bigeminismo). El Dr. Charles Berry le informó a Chis Kraft que “Es serio, si estuviera en la Tierra lo estaría tratando por un ataque cardíaco en una Unidad de Cuidados Intensivos”. El hecho es que estaba mejor cuidado que en una U.C.I., debido a que no sólo estaba con oxígeno al 100% y monitoreado, sino que además estaba en “gravedad cero”, por lo que los médicos continuaron vigilando de cerca su evolución hasta el amarizaje, sin encontrar otra anormalidad, inclusive en el chequeo posterior el amarizaje. Poco después sufriría dos infartos. Fue otro ataque el que finalmente lo mató, siendo el primero de los que caminaron sobre la superficie lunar en fallecer. El extremo cansancio observado obligó a reprogramar los trabajos de las misiones posteriores, incluyendo un período completo de sueño antes de despegar de la Luna y una mayor provisión de electrolitos en las bebidas para prevenir irregularidades cardíacas.

Permanecieron un día más en órbita lunar para que Worden terminara el relevamiento fotográfico y para dejar en órbita un subsatélite, siendo esta la primera vez que se realizaba dicha tarea. Su misión era la de realizar mediciones de variaciones de la gravedad lunar, de su campo magnético y de la distribución de partículas cargadas a su alrededor.


En el viaje de regreso, Worden efectuó una EVA de 38 min para recuperar (en 3 viajes) la película de las cámaras panorámica y de mapeo del Módulo de Instrumentos Científicos (SIM) ubicado en exterior del Módulo de Servicio (fue la primera misión en llevarlo).

El SIM era un conjunto de instrumentos que incluían una cámara panorámica, un espectrómetro de rayos gamma, una cámara para mapeo, un altímetro láser y un espectrómetro de masa. Además elaboró un informe visual sobre el estado general del exterior de la nave y de los instrumentos instalados.

Si bien uno de los paracaídas falló no fue problema debido a que se necesitaban sólo 2 y el tercero estaba por redundancia, tras lo cual fueron rescatados por el USS Okinawa.

El Endeavour se encuentra en el National Museum of the U.S.A.F., Wright-Patterson Air Force Base, Dayton, Ohio.

Algunos años después de terminar su carrera como astronauta, Scott escribió el libro “Los dos lados de la Luna: nuestra historia de la Carrera Espacial durante la Guerra Fría” en conjunto con Alexei Leonov (el primer cosmonauta en “caminar” por el espacio), comparando la visión de estar en lados opuestos durante la Carrera Espacial.

A partir de 1973, y como parte de su Ministerio Cristiano, Irwin lideró varias expediciones al Monte Ararat en busca del Arca de Noé, aunque sin resultados.

El incidente de las estampillas:


Scott, con el conocimiento de sus tripulantes, y por iniciativa del revendedor alemán Hermann Sieger, llevó en el viaje a la luna un total de 398 sobres conmemorativos con estampillas del vuelo (se imprimieron 400 pero 2 se dañaron antes de empacarlos). 100 de ellos serían devueltos al revendedor autografiados (conocidos por los filatelistas como los “Sieger covers”) a cambio de U$S 7000 para cada astronauta, dinero que fue depositado en sendas cuenta en Suiza y que sería destinado para ayudar los estudios de sus hijos, y con la condición de que no debían ser puestos a la venta hasta después de la finalización del programa Apollo. Los restantes 298 serían guardados por los astronautas como souvenirs. Éstos últimos fueron confiscados por la NASA cuando se descubrió la venta hecha por Sieger (a U$S 1500 c/u) pocos días después del regreso a la Tierra de la misión. No les fueron devueltos a los astronautas hasta 1983, luego que iniciaran acciones legales contra el gobierno, citando el acuerdo de la NASA con el U.S. Postal Service para vender sobres de primer día de emisión llevados por el Space Shuttle. Si bien no era ilegal ni estaba prohibido llevar souvenirs en los viajes (de hecho en Apollo 15 llevaron 243 sobres además de los 398 no autorizados), el descubrimiento de la venta de Siegel llevó al Congreso a pedirle explicaciones a la NASA y exigirle la toma de acciones disciplinarias contra los astronautas involucrados, a pesar de que devolvieron el dinero recibido (Scott y Worden fueron retirados de la rotación de vuelos, Irwin renunció) y contra Jack Swigert quien no estuvo directamente involucrado, pero ser negó a proveer información cuando los investigadores le pidieron que declarara sobre la práctica de llevar souvenirs en los vuelos.

CONTINUARÁ . . .